Viendo: Diálogos

La mejor selección de libretos de los programas de Chespirito; pequeños extractos de grandes escenas que vale la pena recordar!

0

Don Ramón: Caray, Señor Barriga, lo siento pero ha llegado usted en el momento peor de mi vida! Sr. Barriga: ¿Ah si? pues yo oí decir que usted estaba ya trabajando… Chilindrina: ¡Por eso es el peor momento de su vida! Don Ramón: Chilindrina, por favor ¡cállate!…

0

Don Ramón disgustado intenta encontrar una explicación del porque el Chavo lo delató. Don Ramón: Y tú Chavo ¿sabes como se les llama a la gente que hecha de cabeza a otra persona? Chavo: Sí, se les llaman luchadores. Agarran a los otros luchadores y…

0

El pobre don Ramón recibe múltiples burlas y malas noticias de parte del Chavo y la Chilindrina. Don Ramón: Mira Chavo, no te pego nada más ¡porque sería tanto como querer desquitarme contigo! Chavo: ¿A usted también le pegaron? Chilindrina: ¡Le pegaron fue poco! ¡lo pusieron…

0

En esta nueva faceta como fotógrafo, don Ramón tiene la mala fortuna de fotografíar a Quico. Don Ramón: Espérame, espérame un ratitito… no te muevas. Digo… ¿lo va a querer de cuerpo entero? Doña Florinda: No, mejor de medio cuerpo Quico: ¿¡Me van a cortar!?…

0

Una conversación de futbol se convierte en una situación de burlas entre don Ramón y el señor Barriga, con la ayuda del Chavo y Quico; los mejores diálogos del Chavo del Ocho! Don Ramón: ¿Que me estaba usted diciendo?… Sr. Barriga: Eh, le decía… que…

2

Luego de un intento fallido de don Ramón al invitar a Gloria al cine, se encuentra con Quico e intenta obtener una respuesta sincera a una pregunta muy importante para él. Don Ramón: ¡La invito a ver “Terremoto”! Gloria: ¿Cómo dice? Don Ramón: ¡Sí! que la invito…

0

La preocupación invade a don Ramón, quién sin encontrar respuestas acerca del estado del Chavo del 8, pide ayuda a doña Florinda. Doña Florinda: ¡Oiga Doña Florinda!, ¡Algo le pasa al Chavo del Ocho! Doña Florinda: ¿Algo de qué? Doña Florinda: ¡Pues no sé, pero parece papel…

0

Un chiste dicho por el Chavo fue el causante de una confusión que se alargó más de lo debido, al mismo tiempo que Quico, desesperado, busca a su gato desaparecido. Doña Florinda: ¡Profesor Jirafales! Prof. Jirafales: ¡Doña Masacota! Doña Florinda: ¿Cómo? Prof. Jirafales: Digo… ¡doña…