Doña Clotilde, la Bruja del 71

0

La señorita del 71 -como ella pide que le llamen- es una inquilina de la Vecindad, la cual, por sus características físicas y a veces, por comportamiento, hace que los niños la encasillen como una bruja, aunque en realidad es buena persona. Su debilidad es don Ramón y vive perdidamente enamorada de él, con el inconveniente que es un amor no correspondido.

Doña Clotilde a la que también conocemos como “La Bruja del 71″ es una inquilina más de la Vecindad; según sabemos, fue la última en llegar a vivir ahí entre los personajes frecuentes. Su vivienda es la #71 y de ahí proviene el motivo de su sobrenombre.

Parecí­a una bruja, pero no era malvada!Nuestro personaje es una mujer adulta, de una edad madura y con una personalidad algo malhumorada (sobretodo cuando se relaciona con los niños), pero con un buen corazón. Intenta siempre encontrar una solución para no perjudicar a los demás, pero su poca paciencia ante los niños hace que tome una actitud a la defensiva y es propensa a entrar en disgustos.

Las situaciones cotidianas hacen que doña Cleo (como la llama don Ramón) oculte a más no poder su verdadera edad, quizás por un tema de pudor femenino.

Su debilidad es sin duda el papá de la Chilindrina, del cuál no tenemos duda que vive enamorada de él, a pesar de que don Ramón no corresponda dicho amorío. Para demostrarle su cariño lo puede hacer de muchas maneras, ya sea directa o indirectamente por medio de regalos, haciéndole comida, favores varios o hasta ayudando cuando necesita cosas del mercado.

Don Ramón conoce de este tema y si bien es cierto, le molesta que lo haga, tampoco pone un alto definitivo en el camino; quizás porque sabe que puede aprovecharse del tema para recibir esos regalos sin mucho esfuerzo.

Su apariencia de mujer malhumorada queda de lado cuando necesita coquetear con don Ramón y al parecer es bastante buena en realizar estos gestos… esas miradas provocativas o su forma de caminar acompañada de una música con tintes románticos hasta su galán, hace que nuestro personaje se gane el aplauso por el don de la actuación.

Doña Cleo vive de forma tranquila en la vecindad, sus ingresos económicos son todo un enigma, pero viendo los buenos actos que hace con su dinero, el tema pasa a segundo plano.

Sus participaciones en la Vecindad son relativamente frecuentes, mantiene un protagonizmo sobretodo con el personaje don Ramón y en otras ocasiones con los niños de la Vecindad, ya que debido a su apodo y el miedo que sin querer queriendo les genera, permite que se desarrollen historias y bromas.

Vestuario

Haciendo un análisis de su forma de ser más su posible edad, la vestimenta la podemos relacionar con un vestido elegante color azul y típico de la época de los 50’s, acompañado por un sombrero con hojas y unos zapatos negros (aseñorados), algo gastados pero haciendo un correcto juego con su ropa.

Muy pocas variables tuvo el personaje en este apartado; en un par de ocasiones acompañó el vestuario con un sueter negro con lentejuelas (en noches frías por ejemplo navidad o año nuevo).

Familia

A pesar de vivir sola en la Vecindad, tuvimos la oportunidad de escuchar nombrar a algunos familiares de nuestro personaje; por ejemplo, su hermana y la hija bebé de ella, que doña Cleo tuvo que cuidar mientras su hermana encontraba departamento.

En otra oportunidad, nos enteramos de que el motivo de su ausencia en la vecindad se debía a que fue a visitar a unos parientes fuera de la ciudad, para ser precisos, en Guanajuato.

Sobrenombre

Desde el inicio del programa, el personaje fue identificado bajo el sobrenombre “La Bruja del 71″, esto debido a muchos factores, iniciando desde su comportamiento hacia los niños o hasta su conocimiento acerca de temas espiritistas o hasta hacia su agrado por nombrar a las mascotas; lo cierto del caso es que dicho apodo la acompañó durante el programa y fuera de él, pero aún con el sobrenombre de “Bruja” sabemos que no era malvada ni malintencionada.

Escribe un comentario